Un Puente al Rocío, por Santiago Padilla

Ha pasado generalmente desapercibida para la historiografía rociera, e incluso, en el amplio tratamiento que ha merecido su biografía mítica, la presencia del diestro José Gómez Ortega, “Joselito el Gallo” (1895-1920), en las Juntas de la Coronación Canónica de la Virgen del Rocío, junto a su apoderado, Manuel de Pineda.
La primera noticia que tenemos de su relación con El Rocío está impresa en el listado de donantes que contribuyeron a las importantes obras de restauración de la antigua ermita del Rocío, impulsadas por el párroco de La Asunción de Almonte, Juan Luis de Cózar y Lázaro, en 1915, poco después de asumir esta responsabilidad, en su obra: “La Restauración del Santuario de Ntra. Sra. del Rocío”, impresa en la Imprenta Macía suc. de Bayo de Sevilla. En el mismo memorial, en el que el presbítero de Dos Hermanas elogiaba la contribución realizada por el ganadero de Coria, José Anastasio Martín Serrano, del que cabe recordar que su padre, Anastasio Martín Suárez, había fundado la hermandad coriana en 1848. Con ellos aparecían relacionados, así mismo, el ganadero Félix Suárez, que llegó a ser Hermano Mayor de la hermandad de San Jacinto, casado con una hermana del Sr. Martín, fundadora de la hermandad del Rocío de Gines en 1928; o los también ganaderos Rufino Moreno-Santamaría, dos de los cuales, José y Francisco. casarían con dos hijas de José Anastasio Martín, Rocío y Dolores. Y su hermano, el también diestro, Rafael “El Gallo”.
¿De dónde pudiera venir esa influencia devocional al matador de Gelves, de etnia gitana, de familia de toreros y cantaoras, no es fácil precisar?. Lo que es evidente es que se movía en un círculo de relaciones profesionales que estaba muy unido a esta devoción desde principios del siglo XX y a otras devociones populares, cuando la tauromaquia era el deporte nacional por antonomasia. Su hermano primogénito y precursor, Rafael “El Gallo” (1882-1960), el que le dio la alternativa en Sevilla tras una meteórica carrera con 17 años, un 28 de septiembre de 1912, precisamente con un toro de Moreno Santamaría, aparece ya relacionado en un festival benéfico llevado a cabo en Coria del Río en 1911, promovido por José Anastasio Martín a beneficio de su hermandad del Rocío. Y es probable que ambos participaran en otros festivales organizados por estos años a beneficio de diversos motivos rocieros, que tuvo a los mismos protagonistas principales. En ese ambiente estaba también su gran rival en los ruedos, el trianero, Juan Belmonte (1892-1962).
Con todo, el hito más señalado en su entorno afectivo próximo es la mediación atribuida a la Santísima Virgen del Rocío, en una gravísima cogida que tuvo su hermano Rafael en Algeciras en junio de 1914, con amplio eco en la prensa especializada, embestido por un toro berrendo en castaño de Moreno Santamaría, de nombre, “Cumbrero”, que a punto estuvo de costarle la vida. De tal modo, que el diestro, una vez recuperado, hizo obsequio de un exvoto pictórico a la Virgen, que en letras de oro, hacía esta inequívoca afirmación: OTORGA LO IMPOSIBLE. Y en ese círculo está de forma destacada su apoderado, que lo había sido con anterioridad del torero Litri de Huelva, que lo fue, así mismo, de su hermano Rafael, y que también aparece mencionado en ese memorial; así como, relacionado muy llamativamente en el primer listado de hermanos de la Matriz que se conserva, de julio de 1917, dentro de la exclusiva relación de los no nacidos en Almonte; contribuyendo, así mismo, a título particular a las obras de remodelación de la antigua fachada de la ermita del Rocío, realizadas entre el verano de 1917 y marzo de 1918.
Y estaban, así mismo, el reputado diseñador y bordador sevillano, Juan Manuel Rodríguez Ojeda (1853-1930), referencia en la corporación Macarena, vestidor de la Imagen, y oficial, que había sido de la hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de Triana a principios del siglo XX; y el canónigo, natural de Hinojos, Juan Francisco Muñoz y Pabón (1866-1920), tan devoto de lo popular y de las cofradías sevillanas, vinculado también estrechamente a ella y al Rocío, que ya había descrito en varios de sus artículos y escritos costumbristas. Tan amantes, los dos, del toreo y del arte de “Gallito”.
Los tres habían sido protagonistas en distinto grado de la Coronación Popular de la Imagen de San Gil, el Viernes de Dolores de 1913, siendo ya cardenal de Sevilla, Enrique Almaraz y Santos: El primero, diseñando la corona realizada en la joyería Reyes de la capital sevillana; la que labraría seis años después la corona del Niño de la Virgen del Rocío, y el mismo que diseñó y bordó, al menos, dos simpecados para la Coronación de la Virgen del Rocío. El segundo, que fue el que puso la presea en presencia del cardenal sobre las sienes inmaculadas de la Esperanza Macarena, haciendo el panegírico de la Función; lo mismo que haría seis años después en El Rocío, ayudando al cardenal a ajustarla, y desarrollando un papel tan destacado en esta última. Y entre ambos, el diestro de Gelves, una fuente económica de primer orden para cualquier empeño, que se encerró en la Maestranza en agosto de 1912 con seis toros de Eduardo Miura a beneficio de la corona de la Esperanza; y que participó en el festival taurino organizado a beneficio de la del Rocío, en su plaza de toros recién inaugurada, La Monumental de San Bernardo, el día 8 de diciembre de 1918.
Los tres unidos hicieron este noviciado que había tenido como antecedentes inmediatos en la archidiócesis de Sevilla, la coronación de la Virgen de los Reyes en 1904 y la Virgen de los Milagros del Puerto de Santa María en 1916. Y que, sin duda, sería de utilidad, aunque no tuvo rango canónico, para El Rocío, trazando ese primer puente espiritual entre la Semana Santa de Sevilla y la Romería más famosa de la cristiandad; entre dos devociones populares por excelencia, El Rocío y La Macarena.

Santiago Padilla, secretario de la Hermandad Matriz de Almonte.

Monumento funerario a Joselito “El Gallo” realizado por el escultor Mariano Benlliure, que lo contempla junto al Rey Alfonso XIII



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Sitio Web Diseñado y Desarrollado por Andrés Ramírez Lería

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com