El origen del “Salto de la Reja” por Javi El Almonteño

El mitificado “Salto de la Reja” por parte de los almonteños para sacar en procesión a su patrona, la Virgen del Rocío, es sin duda un punto álgido de la procesión y una seña de identidad de esta mundialmente conocida devoción mariana. La historia del Salto de la Reja parece ser algo que confunde a los devotos ¿desde cuándo se produce este acto, es muy antiguo o es algo reciente?

Los primeros documentos sobre la romería en el siglo XVII no hacen referencia alguna sobre ello. Tengamos en cuenta que la Romería del Rocío se funda en 1653, en aquellos años la procesión era muy distinto. En 1670 nos refiere un documento los problemas entre el convento de los Minimos de Almonte y el concejo de la Villa (Ayuntamiento) por la cuestión de quienes debían de sacar la imagen de la ermita como de la entrada en ella. Recordemos que el convento de los Frailes Minimos de Almonte se hizo cargo de la antigua ermita del Rocío, la primera en 1574 a 1597 y la segunda desde 1659 a 1670. El concejo Almonteño refería que el mismo concejo es quien debía de sacar a la imagen como en la entrada de la ermita, pues era el patrono y nos apunta también que “la imagen es de este ayuntamiento (propiedad)” por lo tanto tiene la protestad de decidir. También refiere que si los padres del concento de Mínimos quisiesen podía llevar la imagen en el discurso de la procesión. La romería de entonces no se acercaba ni mucho menos a la de ahora, no había aun hermandades Filiales.

Ya en 1758 y con una nueva ermita tras el derrumbe de la anterior por el terremoto de Lisboa, nos llegan nuevas referencias sobre la Romería. Se habla de que la procesión de la Virgen comienza a las once de la mañana del lunes de Pentecostés, pero nada hace saber cómo salía la Virgen de su nido. En 1858, en la obra de Antoine Latour (La Bahia de Cadiz) habla de cómo las Hermandades hacían sus misas en el interior de la ermita, la ultima la de Almonte, sobre las once, en el que al finalizar salía la Virgen en procesión colocándose delante de la imagen las Hermandades según el orden de antigüedad. Relata que la Virgen tarda más de dos horas en recorrer las inmensas praderas; llevada sobre robustos hombros. A las tres entra en el santuario. Tampoco nos aclara nada de cómo salía la imagen.

A finales del siglo XIX y principios del XX el Patronato del Ayuntamiento de Almonte sobre la imagen y ermita desaparece, es cuando la Hermandad Matriz va tomando un importante papel en los asuntos del Rocío. Un ejemplo es en el siglo XIX, el pueblo almonteño comienza también a decidir cuándo se debe de traer la imagen a la villa, ya que el ayuntamiento era quien decidía cuando se debía producir. El pueblo llano de Almonte, los pobres, eran los que portaban la imagen de la Virgen en los traslado de la Virgen al pueblo ¿si el concejo era quien portaba a la imagen en romería en los primero siglos tanto en la salida de la ermita como en su entrada, eran los humildes almonteños quien la portaban durante el recorrido? No lo sabemos, al menos a mediados del siglo XIX como bien apunta Latour son “robustos hombres quien la porta”. Ya en el siglo XX, en la década de 1920, las crónicas cuentan cómo estos robustos hombres se agolpan en la reja “puntiaguda” para sacar a la Virgen, por lo cual la camarista Anita Valladolid “Domadora de los Leones” perdía la paciencia en más de una ocasión por el fuerte ímpetu de los almonteños en querer llevar la imagen. Dice las crónicas de esa época… “El mar se desbordó y la imponente ola de carne humana saltó por encima de la verja”… ¿estamos ante el origen del actual salto o se trata simplemente de un hecho de que unos pocos almonteños ante el colapso de la puerta principal de la reja les impidiera llegar antes a la Virgen? Posiblemente, ya que para bajar a la Virgen del altar la reja debía ser abierta por los Santeros y una vez abierta, entraban dentro para portar el paso. En las décadas del 30, 40, 50 y 60 nada nos refieres de este acto como algo principal en la procesión.

salto reja

¿Cuando comienza el actual Salto de la Reja?

Situemosno en la década de los 70. Ya con un nuevo santuario inaugurado en 1969, el Rocío comienza a tomar otro aspecto, se va adaptando a los nuevos tiempos. Entre 1970 y 1971 la Virgen va saliendo en procesión más temprano, comparando la salidas de las 12 de la mañana en los siglos XVII, XVIII y XIX, a las 10 de la mañana en la primera mitad del siglo XX. En la década de los 70 la Virgen comienza a salir sobre las 9 y 8 de la mañana. Es en 1975 cuando todo comienza a cambiar. Hasta 1975 el santuario permanecía cerrado después del Santo Rosario que se producía a eso de la media noche, las puertas se abrían al amanecer, ya que la Virgen saldría en procesión sobre las 8 o 9 de la mañana. Esa Romería, sobre las 5 o 6 de la mañana un par de almonteños saltaron la reja cuando nada estaba previsto, es así como comienza “El Salto de la Reja” apareciendo posteriormente como el punto álgido de la Procesión. Es el inicio de la más bella estampa de la Virgen y su pueblo, el acercamiento a los fieles, el llegar a ella. De este modo el fervor almonteño explota, las ansias y ganas de saltar y posar las andas sobre los hombros, hace que el almonteño tenga siempre presente que el salto inicia un estado sobrehumano que lleva esperándolos 365 días del año. En las décadas posteriores el Salto es algo que forma parte de la Romería, apareciendo en la prensa como un acontecimiento excepcional, magistral y único ¿Quién no se sabe esa preciosa sevillana de Los Marismeños “Salta la reja almonteño, se acaba la madrugá”.
A partir de entonces el horario de la procesión va cambiando, a finales de los 70 y principios de los 80 el salto se inicia sobre las 5 y 4 de la madrugada. A finales de los 80 y parte de la década de los 90 entre las 2 y 3 de la madrugada, cosa que se repite en la primera década del siglo XXI.
Tras una masificación en la romería, el Salto de la Reja como la salida de la Virgen de la ermita hace que sea algo verdaderamente difícil. Tras el incidente de la procesión de 2011, los almonteños ponen remedio al asunto, organizando mejor la salida de la imagen tanto la bajada del altar como la salida del santuario.

Pasillo salto reja

En 2012 un gran pasillo que ocupaba la gran nave central de la ermita, alivió la presión tanto del simpecado almonteño para llegar al altar, como el transcurrir de la Virgen hacia la salida. La curiosidad de esta procesión es que no hubo “Salto de la Reja”.
Gran acierto por parte de los Hombres de la Virgen o “Leones del amor” como los llamaba la “Seña Anita”, para que de aquí en adelante, la procesión de la Virgen sea algo seguro, ordenado y principalmente sea disfrutado por todos.

Javi el almonteño.

 

 



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com