Domingo de Resurrección, la cuenta atrás para el Rocío (1918 – 2018)

Con el inicio de los primeros sones de los tamboriles, y en una fecha muy especial para el pueblo de Almonte, el domingo de Resurrección evoca aun Rocío no muy lejano con la elección del nuevo Hermano Mayor en el que este año se presentan 3 candidaturas, los hermanos; Eva ToroMomo Antonio Diego y Veronica Ramos.

Este 2018 es un año especial para la historia de la devoción de Nuestra Señora del Rocío. Hace justo 100 años nació la idea de coronar canónicamente a la Virgen, por parte del hinojero Francisco Muñoz Y Pabón, y que en lo largo del mencionado año, comenzaría la gesta de tan efeméride idea, siendo concedida por el papa Benedicto XV el 8 de septiembre, y concluyéndose con la coronación de la Virgen en junio de 1919.

La Romería de 1918 marcaría un antes y un después para la historia del Rocío. Con este próximo centenario, me parecía muy emotivo recordar al Hermano Mayor de la Hermandad Matriz de Almonte de aquella Romería. Se trata del almonteño D. Alejandro Chacón Rodríguez. Precisamente un 31 de marzo, se celebraba en la parroquia de la Asunción de esta villa sesión ordinaria, para la elección de nueva junta bajo la presidencia D. José Miguel Espinosa Fontdevilla, acordándose elegir al nuevo Hermano Mayor, siendo el agraciado D. Pedro Martínez Acevedo. Un mes después, en sesión extraordinaria con fecha del día 28 de abril, D. Pedro Martínez desestima el cargo, designándose al sustituto D. Alejandro Chacón. Alejandro nació en el seno de una humilde familia almonteña en el año 1885, falleciendo el 15 de junio de 1966.

En 1918 fue la primera vez que Almonte elegía a su Mayordomo o Hermano Mayor en el Domingo de Resurrección, por acuerdo efectuado en agosto del año anterior. Venía dándose la elección del cargo antes de la celebración del Rocío Chico, acabando el mandato justo después del Rocío Grande. Desconocemos desde cuando venía realizándose, ya que a finales del siglo XVIII tenemos constancias del nombramiento de los Hermanos Mayores en el mes de septiembre.

Como decía anteriormente, 1918 sería un año que marcaría un antes y un después. Desde 1813, los almonteños y los devotos provenidos de otros lugares, comenzaban a contemplar a la Virgen del Rocío con nueva orfebrería de plata. El entonces Hermano Mayor de Almonte, D. José María Lagares, regala las llamadas ráfagas de rayos biselados, a juego con las coronas de madre e hijo, junto a la media luna. Esta iconografía quedaría configurada junto al traje denominado de Los Montpensier, de la segunda mitad del siglo XIX, traje que llevaría en el año de la Coronación Canónica. Por lo tanto, 1918 sería el último año en que aquellos devotos verían procesionar a la Virgen con dicho juego de plata, que con más de 100 años de historia, pensaron que con el oro que sobró de la corona, lo invertirían en dorar las antiguas ráfagas de puntas de plata de martillo, las denominadas vulgarmente “ráfagas redondas” del año 1733. El juego de rayos biselados quedaron para uso de la Virgen en el camarín, no volviéndose a utilizar a partir de 1943. La volveríamos a ver a finales de los años 70, siendo completamente doradas. Coincidiendo con la estancia de la Virgen del Rocío en Almonte en 2012, volvieron a recuperar su aspecto original plateado, volviéndolas a lucir en la Salida Extraordinaria del Bicentenario del Rocío Chico en 2013.

Desde 1908, venía luciendo las antiguas andas de la Virgen del Rocío, unas bambalinas, regalo del isleño (Isla Cristina), D. Manuel Martín Rodriguez. La procesión de 1918 fue la última vez que se utilizaría.

Para concluir, os dejo este pequeño párrafo de la crónica de la Romería del Rocío de 1918 de D. Manuel Siurot: “…Los Hermanos de Almonte, han cedido sus varas, en el atrio, a damas distinguidas y a bellas jóvenes… Y, en el centro; de pie; a pleno sol durante algunas horas; con la insignia de oro entre sus manos, y al cuello la cinta verde de la bendita medalla rociera, doña María Magdalena Almaraz y Santos (Hermana del Arzobispo D. Enrique Almaraz, quien coronó a la Virgen del Rocío), rociera mayor de la Diócesis, impertérrita y valiente, presencia el desfile, y preside el cuadro admirable. Y así, tres horas, cinco… la escena se repite tantas veces como Hermandades entran…

Javi el almonteño.

El almonteño Alejandro Chacón Rodríguez, Hermano Mayor de la Hermandad Matriz en 1918



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com