A Rafa Serna, Exaltador de la Virgen del Rocío, por Juan Ignacio Reales Espina

Cuando va a cumplirse una semana desde que Rafa nos dejara, todavía me cuesta creerlo y aceptarlo, pero siendo él como era, y con el testimonio que nos deja, tenemos que sobreponernos desde la Fe. Y por eso quiero dejar mi humilde testimonio, de lo que fue Rafa para mi, y especialmente de este último año, mientras preparaba esa inolvidable Exaltación e Himno para la Virgen del Rocío. Conocí a Rafa a finales de los años noventa, cuando compartimos una experiencia inolvidable y sorprendente, al asistir en Bruselas! al que era el primer Pregon Rociero que se daba por aquellos lares, encargo que correspondiera a nuestro amigo Luis Baras, pero que por circunstancias del destino, éste no pudo cumplir a última hora, y le tocó sustituirlo al pobre Rafa, que tuvo que salir al quite, sin esperárselo, leyendo casi sin conocer el texto, lo que Luís había escrito para la ocasión, y ni que decir tiene que Rafa salió airoso, con su generosidad, su humor y su gracia natural.

Podéis imaginaros lo que fueron aquellos días, entre bromas, risas y chascarrillos, de tres Rocieros, dos sevillanos y un almonteño, (el otro miembro del trío era Manolo Marvizón), fuera de nuestro ambiente, en un contexto “Rociero”, sui generis, en la fría y lejana capital de Europa, con una nueva y muy particular hermandad… Desde entonces ya me dejó marcado para siempre, y aunque no mantuvimos después frecuente contacto, no dejé de seguirlo en los éxitos y avatares de su vida profesional. Pero fue hace unos ocho años, cuando volvimos a encontrarnos personalmente, por mediación de nuestra común hermandad de la Redencion, de la que los dos éramos hermanos, y ya no volvimos a separamos, cimentando y forjando una amistad, que se fue haciendo cada vez más intensa, hasta llegar a considerarlo como un hermano mayor, pues eran tantas las aficiones, tradiciones, devociones…. que compartíamos, que en todo iba siempre por delante, enseñándome y transmitiéndome tantas cosas. Por supuesto, a todo eso contribuyó tambien nuestra devoción por la Virgen del Rocío (que para él también era Esperanza) y por su Hijo el Gran Poder, nuestro “médico de la bata morada”, de cuya Hermandad de San Lorenzo éramos ambos hermanos, y en muchas ocasiones coincidíamos junto al Señor. Y luego, la vida volvió a unirnos en una dura prueba, y no sabría decir lo mucho que me apoyó y me confortó en ese trance. Compartir esa experiencia, nos ayudó a los dos, y nos unió y hermanó mucho más. Siempre veía en él, el ejemplo de cómo en la Fe, encontramos la fuerza y el animo necesarios, para salir adelante en esas difíciles situaciones.


Todo eso me llevó, o mejor dicho, la Virgen se sirvió de aquello, para que el pasado lunes santo, lunes de Rocío y de Redencion en Sevilla, mientras esperábamos en casa de nuestro hermano Jóse Moncayo la salida de nuestra Hermandad, me lo llevara aparte y le propusiera que realizara un himno para la Virgen del Rocío, por el centenario de su coronación, y después del soberbio pregón que pronunció de la Semana Santa de Sevilla, no podía dejar de aprovechar tambien la ocasión, para que le ofreciera una Exaltación a la Virgen con tal motivo. No podré olvidar nunca la cara de alegría, de emoción, con que acogió la noticia, y lo mucho que le costó y las riñas cariñosas que me echaba, por pedirle que tenía que guardar el encargo en el más absoluto secreto, hasta que pudiera hacerse público. Lo que tampoco podré olvidar, y siento escalofríos al recordarlo, fueron las palabras que me dijo desde aquel mismo día, y que luego me repitiera en no pocas ocasiones: “Juan Ignacio, con este encargo que me has hecho, ya sé que la Virgen me va a tener por aquí, hasta que lo hagamos realidad”. Hoy esas palabras vienen una y otra vez a mi memoria; Entonces yo no le di mayor importancia, y las recibí como una expresión más de alegría, pero ahora no paro de preguntarme si para él tenían otro significado, si fueron premonitorias, si él imaginaba o sospechaba algo, porque lo cierto es que durante los meses que tardó en preparar ese encargo, Rafa rebosaba salud, alegría y optimismo, y el dieciséis de noviembre, cuando pronunció su Exaltación ante la Virgen, en un día para la historia del Rocío, además de extasiarnos, pues exaltó y cantó a la Virgen, como nunca antes nadie lo había hecho, a todos nos sorprendió el ímpetu que derrochó con sus palabras aquel día, que fue toda una proeza y derroche de salud y de fuerzas. Ninguno podíamos imaginarnos, que en poco más de un mes, Rafa caería enfermo para ya no recuperarse, hasta que la Virgen se lo llevó. Que misterio, Dios mío!
Quiero ahora recordar la generosidad de Rafa, al renunciar a cantar él sólo el himno, cual era nuestro encargo, para ofrecerlo a otros grandes artistas, que se habían distinguido en sus vidas, por sus coplas y plegarias a la Virgen del Rocío.
Y no puedo olvidar, y una y otra vez las recuerdo emocionado, las múltiples ocasiones, varias veces a la semana, en que me llamaba, para leerme párrafos de su Exaltación, o me enviaba fragmentos del himno, todavía en sus primeros esbozos, cantados sólo por él, acompañado de su guitarra. Hoy conservo esas grabaciones como un tesoro.
Ahora, me queda un sentimiento agridulce, de saber que eso tan grande, y que a él tanto le llenó y le ilusionó, (me decía que la Exaltación y el Himno eran el encargo más importante de su vida), fuera sin embargo lo último que nos dejara antes de irse; eso me produce alegría, pero tambien alguna pena… En fin, la Virgen sabrá lo que Ella quería. Cuánto te echaré de menos, querido Rafa! Pero te tendremos siempre con nosotros en tus bellas composiciones, cuando cantemos ese Himno, en tu esposa y en tus hijos, que han recibido lo mejor de ti. Y me conforta saber que ya estás en ese “cielo de tu horizonte”, en las marismas del cielo, junto a la Virgen del Rocío, y desde allí seguirás velando como siempre por todos los tuyos, por tu familia y por tus amigos.

Juan Ignacio Reales Espina
Presidente de la Hdad Matriz de Ntra Sra del Rocío de Almonte
Publicado el domingo 10 de marzo de 2019 en el ABC de Sevilla



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com