El Carretero

Antonio Posada Camino es un hombre del campo, ya mayor, con la piel arrugada y el pelo blanco. Es de Gines, y allí le conocen como "Antoñito" o "El Titi Juana". En otros pueblos de la comarca lo conocen como "Antoñito el Carretero".   
Es, desde hace cincuenta años, el carretero de la carreta del Simpecado de la Hermandad de Gines. Pero desde hace ya unos diez años, Antonio ya no es el mismo. Tenía un hijo, Manolo, que era su alegría, que llegaría a ser más que él porque estudió en la Universidad su carrera, y que además seguía su herencia como carretero.   
Pero… en la Hermandad Rociera de las Marismas del Cielo hacía falta un carretero, y la Virgen quiso llevarse a Manolo. 
Desde aquel día, Antoñito ya no es el mismo…. su mirada es triste, apenas habla…. lleva siempre una camisa negra… ¿qué le pasa al carretero? 
Esta historia es real, como la vida misma. Una de tantas historias estremecedoras del Rocío y de los rocieros. Claro que no es una historia alegre, pero porqué no habría de quedar plasmada para siempre en una sevillana. Digo esto, porque quizá haya personas (a las que respeto) que piensan que hay sevillanas que son "historias tristes". ¿Acaso muchas de las más bellas canciones de la historia de la música, de cualquier estilo, no son canciones que nos hacen llorar y emocionarnos? Si en la historia de la música está escrita y cantada la historia de la humanidad… ¿porqué no va a estar la del Rocío, tanto lo alegre como lo triste y más emotivo? Si ya el poeta de una de las más grandes sevillanas de la historia hizo "llorar a los pinos del coto al ver irse las carretas por el camino de vuelta" ….   

Volviendo a la historia en cuestión. Creo que fue Ella, la Virgen del Rocío, la que un día me iluminó con su inspiración y tocó en el tintero del corazón para que escribiera esta sevillana en recuerdo del carretero y de su hijo.   
Fue grande la satisfacción personal cuando Manuel Orta me comunicó que la grabraría en su próximo disco.   
Fue emocionante cuando el artista, antes de grabarla, me la cantó por teléfono. Fue bonito cuando ya tuve el disco en mis manos y pude escuchar la obra completa, con los arreglos y con la magnífica interpretación de Manuel Orta.   
Fue hermoso cuando un día puse la televisión y me encontré a Manuel cantando mi sevillana. 
Fué más emotivo aún cuando escuché a Manuel cantando el tema en directo en el escenario. 
Pero lo que más me llenó de orgullo y me emocionó fue saber la gran alegría que se llevó ANTOÑITO, una mañana de enero, cuando los "reyes magos" le dejaron como regalo un compactdisc de Manuel Orta con unas sevillanas muy especiales, tituladas CARRETERO. 
Aquel año, cuando la Hermandad de Gines salía hacia el Rocío, ANTOÑITO me abrazó llorando y me dijo: "gracias por la sevillana, porque escucharla me da la vida" . 

 

EL CARRETERO (sevillanas)
       De entre "to" los rocieros 
       que iban andando a mi lao 
       me fijé en el carretero 
       que llevaba el Simpecao. 
       Su piel arrugada, 
       canoso su pelo, 
       triste la mirada… 
       ¿qué le pasa al carretero? 
       ¿por qué está serio y no habla? 

       Lleva una camisa negra, 
       sus bueyes por compañía, 
       por dentro esconde una pena 
       que deja abierta una "hería". 
       Parece que reza 
       mirando "pal" cielo, 
       mueve la cabeza… 
       ¿qué le pasa al carretero? 
       ¿por qué llevará promesa? 

       Cuando paró la carreta 
       del Simpecao en el río, 
       entre las aguas del Quema 
       lloraba como un chiquillo. 
       La Salve rezaba 
       buscando consuelo, 
       rezaba y lloraba… 
       ¿qué le pasa al carretero? 
       ¿por qué ese llanto en su alma? 

       Se santigüó ante la reja 
       y se quitó su sombrero, 
       se puso a mirarla a Ella 
       y allí encontró su consuelo. 
       Y en sus mismas plantas, 
       rodillas al suelo, 
       dolor en su alma… 
       ¿qué le pasa al carretero? 
       La mira a Ella y no habla. 

       Y me contó un rociero 
       que ya no tiene alegría 
       porque se le fue a los cielos 
       un chiquillo que tenía, 
       que también fue carretero.
 

Desde aquí, mi emocionado recuerdo a Manolo; mi homenaje a Antoñito EL CARRETERO; y mi agradecimiento a Manuel Orta por cantarla y bordarla.

Saludos desde el Aljarafe.
Aljarafe (Miembro del Foro)



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com