Con la llegada de la luz a la aldea se acaba el Rocío bucólico y romántico

SU abuelo y su padre fueron presidentes de la hermandad matriz de Almonte, donde nació en 1969. De botones de hotel a gerente de la Asociación de Hoteleros de Sevilla. Ninguna agencia de viajes iguala el que hizo el pasado miércoles: las tres leguas escasas del camino de Almonte al Rocío. -Nace el muy rociero mes de mayo de 1969. Una década clave para la romería: la declaración de Fiesta Turística, la carretera de Matalascañas… -Y la creación de la hermandad de Madrid, que hace el primer camino en 1960. Pero la verdadera revolución es la llegada de la luz eléctrica. Algunos se oponían al final de los antiguos carburos. Se ponía fin en cierta forma a un Rocío romántico y bucólico. La luz eléctrica llega tarde al Rocío, de la mano de los proyectos desarrollistas de la costa. -En su libro Rocío cuenta el proyecto al final no consumado de llevar la romería del Rocío "con carretas y caballos" al Pardo. ¡Qué película se perdió Berlanga! -Hubiera sido un error histórico de dimensiones incalculables. No se llevó a efecto esta presentación de la romería ante Franco porque Almonte, que es un pueblo sencillo, hizo gala de un sentido común y de un olfato que evitó lo que habría sido un auténtico dislate. Lo mismo que sería llevar hoy la romería a la Moncloa. -¿Por qué van más ministros de la democracia que del franquismo? -Los ministros de Franco que van al Rocío se cuentan con los dedos de una mano. El primero fue Sánchez Bella, ministro de Información y Turismo, que visita la aldea en 1973. Es verdad que de los cuatro presidentes del Gobierno que hemos tenido en la democracia, el único que la visita de forma oficial es el que acaba de fallecer, Leopoldo Calvo Sotelo. Igual Felipe González, estuvo, pero no hay una foto, un nombramiento de hermano. -¿A los presidentes les gusta más Doñana que el Rocío? -No sé. Aznar estuvo en el Rocío cuando era candidato. De presidente no me consta. -¿El nombramiento de Cantero Cuadrado como primer obispo de Huelva fue una declaración de guerra contra el cardenal Segura? -La diócesis de Huelva se segrega de la archidiócesis de Sevilla en 1953. Ya se habían segregado otras muchas en cumplimiento del Concordato, que establecía que los límites de las diócesis debían coincidir con los de las provincias. Pero es evidente que es un toque que la Santa Sede le da al cardenal Segura. -Cantero Cuadrado será con Rodríguez Valcárcel y el general Iniesta Cano uno de los tres componentes del Consejo de Regencia a la muerte de Franco… -Nunca disimuló su adscripción al régimen. Es un prototipo del nacionalcatolicismo, pero es un hombre clave en la historia de Huelva, no sólo del Rocío. Llegó al Rocío un mes después de llegar a Huelva. Las piaras de cochinos corrían por las calles de la aldea. No había prácticamente arena, que llega con la circulación abusiva de vehículos. Dijo que el Rocío era una joya entre nubarrones. -¿Marshall MacLuhan encontraría en el Rocío su aldea global? -Totalmente. La hermandad de Bruselas tuvo que viajar a Londres vestidos de flamencos y coger una combinación vía Gibraltar para llegar al Rocío. -¿El veraneo en el Rocío es un invento posmoderno? -Es anterior al de Matalascañas. A veces, forzado, como el de los terratenientes almonteños que en 1833 llegan a la aldea huyendo de la peste que asoló Andalucía. -¿Fue duro dar el salto del campo a la ciudad? -En Matalascañas, Almonte sólo ponía el personal de base. Necesitábamos personal cualificado. Yo había viajado a Irlanda, a Francia, estudié Turismo y después hice Derecho trabajando los veranos en los hoteles. Con mis estudios de Turismo, la diplomatura en Derecho y una recomendación de la dirección general de Osborne, me coloqué en el hotel Monasterio de San Miguel de El Puerto de Santa María… de botones. Viví la Expo desde la recepción del recién abierto hotel Los Seises. -¿Qué hace que en tan poco tiempo los devotos pasen de treinta mil a un millón? -La carretera, el entorno mágico, una devoción popular. Una de las muchas devociones marianas que había en Almonte, curiosamente la que estaba más lejos del municipio. Y los medios de comunicación, sobre todo la radio. -¿Tiene a punto su camisa caqui? -Ése es uno de los estereotipos del almonteño, como el salto de la reja, Bajo de Guía o los bueyes por Villamanrique. No existe la camisa caqui. La que utiliza el almonteño es una camisa usada, desgastada, llena de jirones porque es la que utiliza para el trabajo. -¿Qué cambiaría en el Rocío? -Tal vez este Rocío de la ostentación en el que importa más el caballo, el coste, la indumentaria que lo que realmente nos lleva allí. Una distorsión que está haciendo que muchas familias no puedan ir o se pierda esa posibilidad de transmitir la devoción de padres a hijos. -¿Las suecas llegaron al Rocío? -Sí, seguramente de la mano del turismo de Matalascañas. -Como gerente de los hoteles, ¿qué le parece Matalascañas? -Su concepción inicial era muy elitista. Esas calles de fondo de saco están concebidas para que no entraran los coches y no molestaran a los señores en sus chalés. De ese elitismo se pasó a un desarrollo turístico que deja mucho que desear y empieza a corregirse.




Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com