Ceuta – El Rocío asiste a un solemne Via Crucis organizado en Almonte

Desde que diera comienzo la Cuaresma el pasado día 25 de febrero prácticamente a diario las Hermandades de Penitencia de nuestra ciudad organizan actos para honrar a sus Titulares o para ir preparando lo que será la próxima salida procesional durante la celebración de la Semana Santa que este año será desde el 5 al 12 de abril. Pues también las Hermandades de Gloria, como es el caso de Nuestra Señora del Rocío, prepara la celebración de esta Cuaresma y lo que será la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, de ahí que hayan acudido al Solemne Via Crucis organizado el pasado fin de semana en Almonte.
Las Hermandades del Rocío de la provincia de Cádiz y Ceuta realizan a pie, desde hace ya unos años, un Solemne Vía Crucis desde Almonte hasta el Rocío, unos diecisiete kilómetros de distancia.

Este piadoso acto se va convirtiendo, año tras año, en uno de los más seguidos por los rocieros de estas provincias. Y eso es, sin duda alguna, motivo de alta satisfacción, porque indica la profundidad a la que aspira el rociero, fervoroso devoto de la Virgen del Rocío, pero no por ello indiferente a un tiempo litúrgico tan importante como la Cuaresma.

Cada año una de esas hermandades tiene a su cargo la organización del Vía Crucis. En esta ocasión ha sido Chiclana de la Frontera la escogida para la misión.

Una enorme Cruz, la que cuelga en una de las paredes de la Casa de la Hermandad de Jerez en el Rocío, fue portada a hombros por los hermanos. Cada estación del Vía Crucis se le encomienda a una de las Hermandades así como el rezo de las preces y, de esta forma, se puede ver avanzar a una muchedumbre que, desde bien temprano emprende un camino de oración hasta encontrarse con la Virgen.

La Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Ceuta respaldada este año por un total de siete miembros de su junta de gobierno y algunos hermanos de la hermandad, se encargó de la cuarta estación y fue el hermano mayor de la citada Cofradía, Manuel Guillen, el encargado de leer dicha estación.

No me dirán ustedes que algo tan grande puede pasar desapercibido. Por eso es digno de mención, es un regalo para la vista, para los sentidos y, por supuesto, para el alma ver que el rociero es orante y tiene algo que trasladar a los demás por medio de su oración.

No importa si llueve o si hace viento, si el tiempo acompaña mejor, pero la Cruz atravesará el camino de la Virgen, el de los Llanos, y el rezo del Vía Crucis irá regando de esperanza las veredas.

Para terminar, los rocieros asistentes a este Solemne Via Crucis dieron por concluido el acto con la celebración de la Santa Misa en la Ermita de Nuestra Señora del Rocío.

A este respecto hay que destacar que todos los rocieros de Cádiz y Ceuta tienen en este Vía Crucis un retiro en el camino, un momento para interiorizar la Pasión de Jesús, al que siempre vemos hecho Niño en los brazos de la Virgen, pero creció para morir por nosotros en un madero.

Finalmente destacar que cuando sean conscientes, en lo más hondo, de ese Amor inagotable y sientan que la sonrisa del Pastorcito es el mejor arco iris para alcanzar la felicidad plena, entonces, tras haber experimentado su paso por éste desierto de la cuaresma, los rocieros estarán preparados, por fin, para recibir Pentecostés.



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com