Vilvoorde explota en fervor a la Virgen del Rocío

La directiva del Centro Andaluz Cultural y Deportivo Peñarroya volvió a ver desbordadas todas sus previsiones en la última edición de la Fiesta del Rocío, que se ha convertido en el evento más importante organizado por la colonia española en Europa. La fiesta dio comienzo con los actos en el Ayuntamiento de la ciudad, adonde había sido invitada la directiva de la entidad por el alcalde, quien dijo sentirse muy orgulloso de la colonia española, ya que puede servir como ejemplo para el resto de los emigrantes que viven en Vilvoorde.
El alcalde de la localidad belga tuvo palabras de aliento y agradecimiento para la organización, ya que, confirmó que gracias a este evento, la ciudad Vilvoorde es conocida allende las fronteras. José Frias, presidente del comité organizador del Rocío y Manuela Gómez, presidenta del Peñarroya, supieron agradecer las palabras del alcalde, a quien invitaron a participar en los actos en honor de la Blanca Paloma. Como invitados especiales llegó desde el vecino Luxemburgo una representación de militares de la Eurocorps, encabezados por el teniente general comandante Pedro Pitarch, quien dijo haber tenido conocimiento el acto a través de una página web y que, como buen sevillano no quiso perderse el evento. Pitarch, llegó a Vilvoorde acompañado por un grupo de altos mandos militares, a quienes les acompañaban sus respectivas esposas. Ninguno de ellos pudo ocultar su admiración por la fiesta.
Tras la recepcion en la Casa Consistorial, los invitados se prepararon para recibir y acompañar a la Blanca Paloma que, en aquellos momentos, salia en procesión desde la sede del Peñarroya, arropada por miles de peregrinos que la acompañaron hasta la Iglesia de la Buena Esperanza. A continuación tuvo lugar la tradicional Misa Solemne, concelebrada por dos curas, uno español y otro belga. Durante el oficio religioso se pudieron escuchar varias canciones del Coro Rociero de Vilvoorde. Finalizada la misa, la comitiva salió en procesión hasta el lugar donde se celebraria el Rocío. Fueron más de cinco kilómetros de caminata junto a la imagen, arropada por los gritos de los espontáneos, que no cesaban de lanzar vítores en su honor.
Llegados al recinto Drie Fontainen, lugar de la gran fiesta rociera, los asistentes pudieron ser testigos del momento más emotivo de la fiesta cuando la imagen de la Virgen del Rocio, llevada en volandas por los directivos del Peñarroya, era mostrada a todos los peregrinos, mientras El Chico y su grupo Altamira cantaban la Salve Rociera. Las lágrimas asomaron a las faciones de decenas de asistentes. Acto seguido, la Blanca Paloma tomó posesión del trono preparado para ella en la copia de la capilla de Almonte, mientras los peregrinos llevaban a cabo la ofrenda floral con docenas de ramilletes. A partir de este momento, los miles de asistentes pudieron disfrutar de los diversos espectáculos organizados por la dirección del Peñarroya y por el comité de fiestas. Se pudo bailar al son de las actuaciones de grupos de jóvenes artistas y del Coro Rociero de Vilvoorde, pero también disfrutar de la belleza de los caballos andaluces.
La fiesta, que duró dos dias, estuvo amenizada por el grupo musical El Chico y Altamira y por un DJ. Este gran evento, el más importante que organiza la colonia española en Europa, se debe en gran parte al gran trabajo del Comité de festejos, que cuenta con el apoyo total de la junta directiva y de más de cien colaboradores. Sin ellos no sería posible la organización.








Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com