Torrado consigue que brille la luz de Navidad en Emigrantes con su exaltación en la Concepción

La Concha Peregrina regresa a su capilla después de un intenso fin de semana junto a los hermanos de la Santa Cruz

Antonio Torrado Prieto, exaltador de la Navidad de la Real Hermandad de Emigrantes de Nuestra Señora del Rocío de Huelva, nos recuerda como “en todos los rincones de la ciudad olía a tierra y musgo de los nacimientos. En cada lugar podíamos ver, como esa luz, luz de Navidad, se hacía más y más intensa. Se podía oler y ver la Navidad en los nacimientos que, en estas fechas, representamos en nuestras casas. Esa Luz de Navidad no es otra que Jesús”.

Abogó para que “seamos capaces pues, de llenarnos de la luz de Dios y recordar siempre el verdadero sentido del nacimiento de Jesús cuando estemos en el trabajo con nuestros compañeros, en la compañía de los amigos, los niños en los colegios, los profesores en su bendita dedicación de enseñar, los padres y los hijos en sus casas, los jóvenes con los ancianos, las familias con los enfermos y siempre en todo lugar con quien estemos. Que la luz de Navidad que brilla siempre, nos acompañe; no solo en estos días, sino todo el año y así seamos capaces de ser testigos del amor”.

El exaltador se preguntó “¿y que pensaste tu María? ¿Qué sentiste tu María cuando tuviste al Hijo de Dios sobre tus brazos en un humilde portal en Belén? ¿Tenía frío? ¿Sintió hambre? ¿Tuviste miedo? ¿O por el contrario sentiste el amor y protección de Dios? ¿Qué sentiste María?  ¿Y tú, José?  ¿Qué pensaste cuando caminabas desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén? Emociona imaginarse a José y María embarazada del Divino Niños Jesús, caminando por el desierto para darle sentido a esa fiesta que hoy celebramos: La Navidad”.

José y María también fueron emigrantes

El corazón se le conmueve al exaltador “al comprender que tan grande era la fe de María y su responsabilidad por cumplir con la promesa de tener al Salvador e Hijo de Dios en sus entrañas. Y sucedió que, mientras estaban allí, ya en Belén, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió entre paños y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio de alojamiento.

Palestina, por su condición religiosa, es una ciudad de peregrinación pues allí se encuentra el lugar del nacimiento de Jesús. Como también lo es la aldea de El Rocío, donde los hermanos de la Hermandad de Emigrantes, peregrinan para ver a la Señora de la Rocina y al Pastorcito Divino. Me gusta ver, con sus claras diferencias, una similitud entre el peregrinar de los pastores arropando a Jesús en Belén, entregándole presentes y adorándolo, con el peregrinar de Emigrantes hasta alcanzar El Lunes de Pentecostés; El Espíritu Santo. La Luz de Navidad; Dios, buscado a través de Jesús y su Madre la Virgen María que lo acunaba en el portal. La Luz de las antorchas el domingo de Rocío por la noche, iluminando el camino del Simpecado de Emigrantes; buscando a través de la Virgen del Rocío y del Pastorcito Divino a Dios en su trina persona del Espíritu Santo”.

Torrado también hizo alusión los tiempos que vivimos que tildó de raros. “Hoy día que vivimos en tiempos… digamos raros, se nos dicta desde algunas autoridades políticas que no felicitemos la Navidad a nuestros amigos y familiares, que por el contrario felicitemos las fiestas; y todo ello en nombre de la inclusión. Pues yo les digo a esas personas que se afanan en ser los únicos defensores de la igualdad, que están equivocados y que desde hace más de 2.000 años que nació Jesús en un humilde portal, ya nació la justicia, el amor, la caridad y que nadie fue más bueno y más justo que Él buscando la igualdad, pero también les digo, que hoy día, pasados muchos años más, la Iglesia sigue presente, buscando por el amor, la caridad, la igualdad de todos sus hermanos, sin diferencias físicas y sin preguntar su afinidad.  Que Cáritas Parroquial está presente y las bolsas de caridad, que yo no he visto más amor, amistad y vocación de servir a los demás, que en un camino de Rocío o en sus casas de hermandad al llegar los peregrinos, y por eso hoy les digo a todos y los felicito de verdad, que tengan una feliz Pascua. Feliz Navidad”.

Terminó su mensaje manifestando que “hoy vengo a dar un mensaje de esperanza, que estemos siempre con Ella, que  como Ella siempre estuvo con Jesús, que no perdamos la esperanza por más problemas o penalidades que nos encontremos en el camino, que Ella nunca le  falló, que su fe fue infinita, que jamás se desvaneció, ni renunció de su hijo, que a través de Ella busquemos siempre a Dios porque Ella siempre intercede por nosotros; que para llegar a Dios no hay mejor camino que rezarle a la Virgen. Ella tiene la línea directa que nos conecta con El. Por eso yo os digo, que en la noche de Nochebuena, el día 24 de diciembre a las 12 de la noche, cuando, en la ermita de la Virgen del Rocío, las campanas repliquen de alegría, porque nació el Salvador del mundo, todos los hermanos de Emigrantes se alegren al saber que su bendita Madre, Nuestra Señora del Rocío, sonreirá a la misma vez y lo hará llena de alegría y felicidad y su sonrisa inundará todo los corazones de los rocieros que la miran y le rezan con fe. Y así recordaremos una y otra vez que nació la luz de Navidad, Esa luz del mundo, esa luz llena de amor y caridad que nació en Belén y que se llama Jesús de Nazaret”.

Presentación del exaltador

Con anterioridad Juan Antonio Márquez Cabeza, hermano mayor de la Santa Cruz, presentaba al exaltador rememorando esos 35 años que la “providencia unió a un grupo de chavales que a priori era difícil que se encontraran en el camino. Eran de distintos colegios, distintos cursos escolares, con distintas aficiones, pero sin saber el motivo conformaron una pandilla unida por la que vino a ser su modo de vida durante los años más bonitos de su juventud, las cofradías”.

Máruez recordaba aquellos años diciendo “Ay aquella farola, punto de encuentro, la que sigue ahí en la misma puerta como faro que nos guiaba en aquellos años. Muchos de los que estáis aquí sabéis muy bien a qué me refiero. Dentro de ese grupo, Antonio, mi amigo Antonio, ya desde tan joven destacaba en conocimiento, miento en ilusiones, en proyectos, en saber estar y, no en vano, fue el primer presidente que tuvo la tertulia. Además, en aquellos años, siendo aún tan joven, como digo, ya formó parte de la junta de gobierno de la Hermandad de Nuestra Señora de la Cinta, coincidiendo con la coronación de la Patrona, colaboró en revistas cofrades de aquella época, cómo no en la de El Penitente y también en El Candelero. Desde entonces hasta hoy Antonio ha crecido en sabiduría”. Calificó a Antonio como “un cofrade de los de verdad, cabal, sensato, reposado en sus formas y en sus criterios”. Destacó de él su vida familiar y su vertiente emprendedora y profesional.

Finalizó diciendo que “hoy, por ayer, Antonio se enfrenta gozosamente al reto de anunciar a los hermanos de Emigrantes y a toda Huelva la venida de Nuestro Señor Jesucristo. No tengo ninguna duda que nos deleitará con su palabra y brotarán desde su alma esos sentimientos que guiados por su fe cristiana nos llegarán a lo más hondo de nuestros corazones. Querido Antonio, amigo y hermano en la providencia divina, tuya es la palabra”.

Tras la exaltación el Simpecado de la Concha Peregrina emprendía su peregrinación de vuelta a su capilla en el paseo de la Glorieta, viviéndose momentos de mucha emoción como la despedida de la Concepción donde será recordada por ser el escenario de la primera exaltación navideña que la filial rociera celebra fuera de su casa, como manifestó Francisco José Garrido, presidente de Emigrantes. Después del canto de la Salve el Simpecado salía bajo lluvia de pétalos de rosa.

Durante el trayecto se fueron alternando todos aquellos hermanos y devotos que habían solicitado portar el Simpecado.  Emocionante fue el último tramo, cuando el presidente, junto a su esposa, fueron los encargados de llevarlo hasta el dintel de la capilla y el hermano mayor, José Antonio Ortiz Morano volvía a repetir los vivas a la Virgen del Rocío, a la Blanca Paloma, a la Virgen de Gracia, a la Hermandad de la Santa Cruz, Hermandad de Emigrantes, y Pastorcito Divino.

Huelva, 20 de diciembre de 2021




Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Desarrollo y Diseño Web Sevilla Andrés Ramírez Lería

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com