Salve de la Hdad de Dos Hermanas

Dios te Salve,
Pastora, Rocío y Madre,
Madre de los rocieros,
Dios te Salve.
A ti llamamos tus hijos,
que en este penoso valle,
con mucho amor te llamamos,
Dios te salve.

No apartes de mí esos ojos
que sin descanso me miran,
ojos que miran al mundo,
ojos que nos dan la vida.
Cuando esta vida acabe
llevame hasta mi Pastor,
que si eres Tú quien me lleva,
que si eres Tú quien me lleva
yo moriré sin temor.

Oh Clemente, oh Piadosa,
oh Dulce Pastora mía,
ven siempre en mi compañía,
oh María,
ruega por tus rocieros,
y alcánzanos la promesa
de vernos juntos en el Cielo
cuando dejemos la Tierra.

Dios te Salve.
Dios te Salve



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com