Pero tú no me mirabas

Hemos “llegao” a tu ermita, yo he buscado tu mirada,
Rocío, Madre bendita, pero Tú no me mirabas.
Tenías los ojos clavaos en el hombre que te guarda,
que vive siempre a tu “lao” y de Ti no se separa.
Él recoge las ofrendas que te traen los rocieros;
él las coloca a tus pies, sin dejarte ni un momento;
él te acompaña, Rocío, en esas tardes de invierno,
cuando está la ermita sola, en penumbra y en silencio.

1) Santero de mis amores,
como tú nadie me cuida;
tú me colocas las flores,
que me traen de mil colores,
los que vienen a la ermita.

2) Por eso todos comprenden
que en mi corazón de madre,
haya un sitio preferente
“pa” “to” el que sea rociero,
pero más “pa” mi santero.

3) Siempre a mi vera has “estao”
sin dejarme nunca sola,
y de eso yo no me olvido.
Y cuando llegue tu hora,
también estarás conmigo.
Pero tú no me mirabas, tenías los ojos clavaos en tu santero del alma.


Autor
Mar Morata y Rocío Bravo
Intérprete
Mar Morata y Rocío Bravo
Album
LA VIRGEN TE CANTA
Año
2005


Enviar Sevillana a Rocio.com Buscar más Sevillanas

Remitir a ROCIO.COM Errores o Falta de Datos



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com