MAYO Y ROCÍO

Es tan difícil escribir algo que tenga coherencia, que deje traslucir los sentimientos sin caer en la reiteración, la pedantería y lo remilgado. Me faltan palabras, las ideas se agolpan en mi cabeza haciendo que la mente se me quede en blanco y el corazón se disloca.  
MAYO, es el mes de Virgen María por excelencia donde todo se vuelve mariano, en el que Su mirada se encuentra con las nuestras ávidas de ese bendito momento. También es el mes de la eclosión de la Primavera, es el mes de las flores, de la manifestación multicolor por la campiña entremezclada de diferentes aromas, como si La Naturaleza quisiera contagiarse de la alegría para reverenciar a la Madre de Dios. Por ello nosotros también unimos nuestras voces y elevamos nuestros corazones… 

Bendita sea tu pureza 
y eternamente lo sea, 
pues todo un Dios se recrea 
en tan graciosa belleza, 
a ti, celestial, Princesa, 
Virgen sagrada María 
te ofrezco desde este día 
mi alma, vida y corazón. 
Mírame con compasión, 
no me dejes, Madre mía. 
 
Es el mes en que todo rociero se ve asaltado por un cosquilleo interno difícil de describir, ya que se acerca la hora de culminar el camino, el peregrinar de todo el año, las alegrías y amarguras, los éxitos y los fracasos… y presentarse ante Sus plantas, respondiendo a Su llamada… 
 
Ese peregrino llegó a mis sentíos 
fue una llamada de fe 
la que en mi corazón ardió 
saqué de repente mi pie del estribo 
y andando al Rocío 
con el caminé 
 
Es el mes de los contrastes en el corazón de los rocieros. Unos galopan como un potro desbocado subiendo al altillo y quitando los plásticos de los trajes, planchándolos y repasándolos..(parece como que no me entra como el año pasado?), dando grasa a los botos, buscando las peinas..(pero no has visto por ahí aquellas tan bonitas que me compré en Almonte?), preparando el costo, el botellero, el grifo… y de las medallas ni hablo porque siempre permanecen al lado del rociero y dentro de su corazón…. 
 
Mi medalla del Rocío 
con el tiempo se ha gastao 
y ya no se ve la Virgen 
ni el Pastorcito a su lao 
sabe cuando yo estoy triste 
y cuando no le he rezao 
 
Sabe de las madrugadas 
de candelas y relente 
sabe de las madrugadas 
y que al acostarme duerme 
debajo de mi almohada 

 Otros, por el contrario, enmudecen y les corre un escalofrío, miran su medalla y restriegan sus ojos, suspiran y dicen ¡ea!, a seguir con su labores, con su obligaciones, hasta que de nuevo se cruzan con alguien que nervioso le comenta: ¡Qué bonito está el carro!. De nuevo baja la cabeza, siente un sabor saldo en sus adentros y suspirando manifiesta: Espero que lleven un buen camino y una feliz Romería… Sin embargo entre ambos existe una connivencia al cruzarse sus miradas… 
 
Compadre tu no te quedes 
no digas más que no vas 
que con lo que tu la quieres 
lo vas a pasar muy mal 
 
Que no te vas a quedar 
que tu te vienes conmigo 
y aquí no hay más "na" que hablar 
que tu te vienes conmigo 
cuando salga la Hermandad 

De esta forma, en MAYO, en este mes de MAYO, el peregrino, el rociero comienza ha manifestar su ilusión, su esperanza y devoción por la Madre de Dios, por su Virgen del Rocío fundiéndose con esa Naturaleza que por todas partes explosiona en miles de colores y aromas a los que ahora se unen otros nuevos como los que las guapas mozas rocieras exhiben en sus vestidos y en los adornos de flores en sus cabezas -¡¡más flores!!-, los carros,  remolques y yeguas, mulos/as y caballos engalanados, los cohetes en el aire y, por supuesto, las carretas que portan los Simpecaos… 
 
QUE MAYO HA FLORECÍO, ROCÍO 
YA ES PRIMAVERA 
QUE MAYO HA FLORECÍO 
QUE YA HUELE A ROCÍO 
EN LA MARISMA ENTERA 

OLE, OLE, YA ES PRIMAVERA 
 YA SUENAN TAMBORILES 
POR SENDAS Y CARRILES 
POR CAMINOS DE ARENA 
OLE, OLE, YA ES PRIMAVERA 
 
 COHETES EN EL CIELO 
SIMPECAOS Y ROMEROS 
LUNA, SOL Y GENTÍO 
OLE, OLE,  
LLEGÓ EL ROCÍO 
 

Por CHEMA (Miembro del Foro) 



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com