Jaén – La Hermandad del Rocío se reencuentra con la Blanca Paloma

La Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Jaén se desplazó hasta la aldea de Almonte (Huelva) y, ante la Reina de las Marismas, celebró la misa de peregrinación, oficiada por el obispo, Ramón del Hoyo. A la cita también asistieron las de Linares, La Carolina y las asociaciones de Baeza y Jamilena.

Más de mil doscientas personas desafiaron a la lluvia y se desplazaron, el pasado fin de semana, en veinticinco autobuses y coches particulares, hasta la aldea almonteña. La Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Jaén, acompañada de miembros de las cofradías canónicas de Linares y La Carolina y de las asociaciones amadrinadas de Baeza y Jamilena, se rindió ante la Blanca Paloma y su Divino Pastorcillo y celebró, ayer, la tradicional misa extraordinaria de peregrinación.
Como confirmó Juan Bautista Jiménez, relaciones públicas, los romeros consiguieron llenar la ermita “hasta la bandera” y, a las once de la mañana, la comitiva, con una veintena de cestas de flores, banderines y el simpecado, llegaron hasta el templo.  A la cita anual también se apuntaron representantes de la hermandad madrina de Jaén, la de Villamanrique de la Condesa  (Sevilla) y la matriz de Almonte (Huelva).
Por otro lado, el obispo de la Diócesis de Jaén, Ramón del Hoyo, fue el encargado de oficiar la eucaristía junto con el consiliario Francisco de la Torre y el sacerdote Juan Cano, entre otros. Después, la comitiva regresó hasta la casa de Jaén, donde los hermanos mayores de este año, Miguel Ángel Armenteros Lechuga y Juani Mesa Valle, ofrecieron a los asistentes las migas típicas de la tierra y unas bebidas.
La devoción hacia la Reina de las Marismas llevó también a los participantes a recorrer cientos de kilómetros para ofrecer, el sábado, el santo rosario a la Virgen en los salones de la hermandad. “Fue muy emotivo, ya que fue rezado por Juan Cano, un sacerdote que nos acompaña a todas las actividades, y cantado por el coro de Guadix, que también forma parte de nuestra hermandad”, señaló Jiménez. En la jornada de convivencia no faltó tampoco el canto de la salve a la patrona de Almonte, como es habitual, a la medianoche, así como los recuerdos del camino que se emprende, cada año, hasta llegar a la aldea y postrarse, en romería, a los pies de la Virgen del Rocío.

Silvia Ruiz Díaz/Jaén



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com