III Camino del Guión Peregrino

La mañana se ha levantado con aires que presagian lluvia. Hace frio y la Madre de Las Rocinas, fiel y eterno espejo de la Ermita, se llena con los sonidos de la marisma: cigüeñelas, abocetas, reales y algún flamenco, unen sus voces dando los buenos días a los primeros peregrinos que van llegando al lateral donde arden las velas. 

Porque hoy, tras siete años de espera, los habitantes de la Aldea del Rocío, mis queridos panzurrinos, van a peregrinar tras su Guión de Camino hasta Almonte, donde desde hace exactamente tres meses ya, su más Excelsa Vecina, está de visita con sus hijos almonteños. 

El Guión de Camino en su sitio aconstumbrado

Hace 14 años que por vez primera el Guión les sirvió de guía, evento recordado en el azulejo que está al pié del Altar del Pañito en el Camino de Los Llanos

A pocos minutos de las 9 de la mañana, en la Capilla del Sagrario donde actualmente se ofician las Misas en la Ermita, se van reuniendo los peregrinos.

Don Diego, anima a todos a que este camino sea un camino de amor, fe y hermandad; que se ofrezca por todos aquellos que por una u otra causa, no lo pueden efectuar, en especial por los enfermos y por los que ya no están. 

Con el rezo de la Salve, se inicia la andadura hacia Almonte. 
Por el lateral de la Ermita, el guión empieza su caminar, dando comienzo el rezo del Santo Rosario.

No hay distinción de edades: Todos quieren acompañar al Guión.

Por el carril que rodea las espaldas del "otro lado de la carretera", se avanza. Las sevillanas suenan sin cesar y los vivas a Nuestra Madre se van repitiendo.

Desde ahí, se sigue paralelo por el carril izquierdo a la carretera, dirección Almonte. Porqué no se sigue por el camino de la Virgen: la explicación es muy simple. Dicho camino tienen a estas alturas del año unos bancales de arena que harían muy difícil el caminar de los peregrinos, en especial del gran número de personas mayores que acompañan al Guión.

Pero no todo en esta vida sale como quisiéramos, porque ya sabemos que el hombre propone y Dios dispone. Por eso, por desgracia, no puedo ofreceros imágenes de la entrada en la Parroquia de los peregrinos, pues por un simple pinchazo (¡pero de Land Rover y lloviendo!), me hizo perder el tiempo justo de llegar a tiempo. 

En esta ocasión, al contrario que suelo hacer y traicionando mi filosofía de siempre, las palabras deberán sustituir a las imágenes (tarea difícil) y recordando sus caras, tanto de hace siete años como las de esta mañana, os intentaré hacer "llegar" lo que ha debido de ser la entrada en la Iglesia. 

Tras la "paliza" que ha supuesto el día de agua, porque ha llovido y bien, todo eso se olvida cuando, ya pasado el Chaparral, se empieza a vislumbrar la torre de la Parroquia de la Asunción. Atrás quedaron las penalidades del día, y ahora el corazón se emociona al saber que Ella ya está tan cerca. 

Plaza de Andalucia, Venida de la Virgen, Ayuntamiento. Se enfila el paseo en el que hasta hace pocos días se encontraba la Catedral Gótica. La puerta de la Iglesia se abre de par en par y la emoción no se contiene: ¡¡Viva la Virgen del Rocio!! ¡¡Viva la Patrona de Almonte!… Los aplausos arrecian como el agua que sigue cayendo, pero que es superada por los mismos. 

Nada ni nadie es, ni será nunca, capaz de parar a sus hijos: p´alante, siempre p´alante. 

Faltan pocos minutos para las seis de la tarde, hora en que comenzará la Eucaristía y su gente del Rocío, de su Aldea, sus vecinos, se arremolinan alrededor del altar.   

Las varas que han servido de apoyo durante el día, coronadas de romeros, se ven temblar de la emoción de cientos de corazones que han estado "tanto tiempo sin verla". 

Son personas que han nacido y viven junto a Ella, físicamente: Matias y su hermana, Fernando, Juan, Jarilla, Curro, Lucrecia, … y tantos y tantos… Sus hijos y los hijos de sus hijos los acompañan, al igual que seguirá ocurriendo cada Traslado. 

Recuerdos, muchos recuerdos, más vivas, cada uno se sume en sus pensamientos y se acuerda de los seres queridos que, como alguién dijo no hace mucho, no llenan físicamente tantos rincones de la Iglesia, pero si las marismas celestiales: Los dos Chico, padre e hijo, María, …..tantos …. "Dios te Salve…." 

Despues, la Misa y nuevamente la Salve. Todos dan gracias a la Señora por haberles permitido hacer este tercer camino de los habitantes de la Aldea hasta Almonte con su Guión Peregrino. 

Ahora, de vuelta a casa, que ya mismo habrá que empezar a hacer flores de papel y adornar las calles, porque, el 27 de Mayo, ya está ahí. 

Un fortisimo abrazo a todos mis "paisanos" panzurrinos y como siempre, un fuerte abrazo a todo el Foro de este Cazador de Las Rocinas.



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com