Hermandad de San Juan del Puerto – XXIX Pregón Rociero

El Teatro Municipal Juan Alonso de Guzmán se quedó pequeño para el XXIX Pregón Rociero pronunciado por Rocío Santiago Benítez. Sobre el escenario, uno de los simpecados de la Hermandad. Al fondo una fotografía de la carroza de plata entrando en Gato que sirve como cartel este año. La junta de gobierno encabezada por su presidente, Manuel Mora; la hermana mayor, Goyi Rebollo; y el alcalde, Felipe Prieto Ruiz; estuvieron presentes. La mantenedora del acto fue María José Salazar, y la presentadora de la pregonera Ana Gil, que hizo una breve semblanza de su persona “les va a acercar a la Señora, la salida, la pernocta, los caminos, estará cargado de emoción, recuerdos y vivencias de una hija, madre y esposa rociera”, vaticinó.

Y así fue. Rocío Santiago supo ganarse a los asistentes desde el comienzo de su disertación con un diálogo íntimo con la Virgen cuestionándole sobre los golpes duros que a veces la vida da. Tras agradecer a sus familiares y a su pueblo, dedicó el pregón a sus abuelos y calificó el Rocío como “una forma de vivir en San Juan del Puerto”.

Repasó en cuarenta minutos los distintos capítulos que revive la hermandad sanjuanera cada año, desde que sale el miércoles por la mañana “hasta el cantar de los pájaros es diferente” pasando por el recorrido previo por el pueblo o la despedida ante San Juan Bautista, la Virgen del Carmen y la Esperanza. Homenajeó a los rocieros ausentes y recurrió a varias letras de sevillanas, como las de ‘Cinco siglos después’ de Román Rodríguez Mora.

La llegada a Moguer, el sesteo, la pernocta en La Matilla como “una noche mágica”, la llegada a Bodegones o el rezo del ángelus de hermanamiento con Ayamonte fueron los siguientes tramos del pregón. “El corazón palpita cuando la hermandad está a punto de llegar a la aldea y eres Rocío la razón de mi caminar”, así explicó la pregonera uno de los momentos más esperados de los sanjuaneros en la aldea.

A la que también fuera presidenta y hermana mayor, no dejó en el tintero otros instantes destacados como la convivencia en la casa, la presentación ante la Matriz “rindiéndose ante tus puertas”, cuando San Juan comparte el pan y el vino en la plaza de la Coronación, el rosario junto el salto a la reja, la procesión. Dijo de su pueblo venir entero a verla para terminar con el camino de vuelta con el cambio de vara para concluir con “el Rocío jamás termina, antes de que termina uno, ya está comenzando otro”.

Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com