Hermandad de Ronda – Misa de Acción de Gracias

Desde secretaría, comunicarte que la misa de acción de gracias este 2012, tendra lugar  en Santa María La Mayor, el próximo Domingo 10 de Junio a las 13.00h, coincidiendo con nuestra misa mensual.
Esperando tu asistencia, recibe un cordial saludo en la Madre de Dios.
Secretaría

A modo de Homenaje a mi querida Hdad. de Ronda, reproducimos un artículo de D. Antonio Burgos del diario ABC
Atardecer entre los pinos. 
En el horizonte, los tonos violáceos de un poema de Juan Ramón: “Ya están ahí las carretas/lo ha dicho el pinar y el viento”. Silencio de marisma. Intactas arenas de la Raya Real, alisadas por la soledad del solano. Viene la hermandad de Jaén. Dos mulas castañas enganchadas en tándem a la carreta del Simpecado. La una en limonera, entre las varas; la otra delante, de pericón; las dos, de arena hasta los corvejones. El cascabeleo de sus atalajes dice que no pueden tirar. Por eso, detrás de la carreta, empujando si hay que empujar, van estos hombres y mujeres, hundidos en la arena. Se para la comitiva y llega un caballista. Se quita el sombrero y le canta una sevillana a la Virgen. Todos lo oyen como una oración, gregoriano de ocho sílabas. Y reanudan el camino, empujando detrás de la carreta, las mulas medio atascadas con la arena hasta el corvejón.
Y después vienen las carriolas. Y los remolques. Pocos. Austeros. Nadie bebe una copa. Todos callan. Silencio de madrugada de Sevilla en la tarde de pinares de Huelva, cuando ahora llega la carreta de bueyes del Simpecado de Ronda : “De Ronda vengo/lo mío buscando”... Lo mío que encuentro en la copla de un amigo es la verdad de pueblo llano de este Rocío que no sacan por televisión, porque es de verdad, no de chufleteo de esos amorales que utilizan la fe de un pueblo para su exhibicionismo. Impresiona el silencio rondeño de estos remolques que van detrás del Simpecado. Ni una copa, ni una voz de juerga. Silencio de penitencia con sombrero de ala ancha por capirote.
Y luego, por el Ajolí desierto, hasta la aldea. Otro portento. Entra Almonte a caballo, el Simpecado al estribo de una jaca marismeña. Una litografía del XIX. Suenan las campanas y los cohetes asustan a los vencejos. Sencillamente un pueblo llega a la ermita de su Patrona. Los caballistas se destocan y la vitorean. Luego todos entran en la ermita. Recitan la salve con rotundidad de credo. Y sin que nadie les diga cuándo, cantan todos: “Como los almonteños/no hay quien Te lleve”. No hay juerga, ni vino, ni famosos, ni cámaras, ni corruptos refrendados por mayorías absolutas, ni profesionales de la exclusiva. Hay como una secreta alegría: aún no han llegado los mercaderes del templo de la fama de la marisma. Doy fe de la fe de un pueblo, sin copas ni famosos. Y el recuerdo del atardecer en la Raya rubrica esta copla que ahora todos los almonteños cantan: “Quien no lo crea/que se venga al Rocío/y que lo vea”.

Antonio Burgos

Ronda en la Raya Real (Foto de Rafael Rojas)
Ronda en la Raya Real (Foto de Rafael Rojas)


Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com