GRATITUD  IMPERECEDERA por Santiago Padilla

El acta del patronazgo de la Virgen del Rocío sobre el pueblo de Almonte de 28 de junio de 1653 es lo suficientemente reveladora para comprender el significado de esta devoción para la vida de los almonteños a la altura de los comedios del siglo XVII: “….Sea notorio y manifiesto que nos, el Concejo, Justicia y Regimiento de la Muy Antigua y Noble villa de Almonte, del Excelentísimo señor Duque de Medina Sidonia, mi señor, y todos los demás eclesiásticos y seculares que aquí firmamos, estando juntos en la iglesia parroquial de Nuestra Señora   de la Asunción desta dicha villa, decimos: Que considerando las muchas y grandes obligaciones que esta dicha villa y todas las de su comarca tienen a la Reina de los Cielos, Santa María de las Rocinas, Señora nuestra, por los comunes y particulares beneficios que le confesamos todos los presentes y hubieron nuestros antepasados, pues en las mayores angustias, necesidades y aflicciones, el remedio universal se ha hallado en la Divina Majestad por esta Serenísima Señora.…”. Para entonces, su veneración popular sobresalía en medio del amplio universo mariano de la villa, donde también se le rezaba a otras advocaciones con un carácter menos local y más universal: Dolores, Rosario, Inmaculada, Ntra. Sra. de Gracia o Soledad, cuyas imágenes alcanzaron significado en el devocionario popular de los almonteños en plena eclosión religiosa del barroco. Ntra. Sra. del Rocío era, significativamente, la que se localizaba más distante de la villa, y la que, por tanto, permitía un culto más esporádico y excepcional, lo que la dotaba de un componente más idealizante y bucólico en un entorno singular.

Sin embargo, por alguna razón que en estos momentos no está suficientemente precisada, la del Rocío había ganado esta pugna devocional, siendo la elegida y preferida, al menos desde finales del siglo XVI, para acudir a su protección e intercesión colectiva en momentos de calamidad y de dificultades extremas. Para entonces, desaparecida ya la devoción a Morañina en término de Bollullos Par del Condado, concitaba además la devoción de ciudadanos de otros pueblos y ciudades circunvecinas, cuando la Carrera de Indias tomaba velocidad de crucero, situando a la pequeña ermita marismeña en un paso obligado para muchos que acudían de forma oficial o clandestina desde este lado del Guadalquivir para hacer las Américas, o para aprovisionar las flotas. De modo que en el XVII, como evidente signo de veneración y de apropiación, la Virgen empieza a ser traída con más frecuencia a la villa de Almonte para atender aflicciones múltiples y diversas, de una sociedad más religiosa, pero también más vulnerable, que encontraba en su mirada el refugio y el consuelo para superar las adversidades, producidas por desarreglos climáticos o por las temidas epidemias. Y más tarde, por las guerras que asolaron nuestro suelo, incluido el del otro lado del Atlántico, en las Españas, en el siglo XIX.

En estas circunstancias, es fácil comprender que los almonteños acudieran, una vez más, a su divina protección en los días aciagos de la invasión francesa, cuando la insumisión y el desafío en el mayor grado posible al invasor  en las calles almonteñas pusieron en serio peligro su integridad en aquel verano de 1810. Entonces, el pueblo indefenso pudo sentir en una sucesión de hechos providenciales la mano mediadora de su Reina y Patrona, que evitó la experiencia luctuosa vivida en tantos otros lugares de nuestra geografía peninsular, con la mirada francesa puesta en el desastre de Bailén, dos años atrás. Quedó formalizada la gratitud en el Acta del Voto del Rocío Chico de agosto de 1813, cuyo compromiso hoy renovamos en su 203 edición, con gratitud imperecedera.

Santiago Padilla. Secretario de la Hdad. Matriz de Almonte.

Artículo del ABC de Sevilla del 19 de agosto de 2016

rocio chico 2016



Foro del Rocío

Un comentario en “GRATITUD  IMPERECEDERA por Santiago Padilla

  1. Maribel

    Es cierto que el sábado es el mejor día para llevar las flores en agradecimiento por su gracia concedida???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com