Gines y Coria van para el Rocío

El Titi Juana comienza un año más su peregrinación al Rocío y ya van 50 como carretero de la Hermandad del Rocío de Gines. Recuerda cómo con 25 años tuvo que sustituir a su padre al mando de los bueyes porque se puso enfermo, aunque desde muy pequeño siempre había tramado «quitarle las guías para llevar a la Virgen».
La de Gines es una de las hermandades que continúa con la tradición de llevar las carretas tiradas por bueyes. Aunque no sin poco sacrificio, según relata el hermano mayor, Alfonso Melo, pues durante todo el año se están haciendo actividades, sorteos y venta de papeletas para poder llegar a este momento como hace 81 años. Exactamente los que lleva la hermandad peregrinando al Rocío. Este año, además, se cumple el 40 aniversario del Rosario por sevillanas, uno de los elementos más singulares que aportó Gines al Rocío. Y si se quiere seguir recordando más historia, sólo hace falta reseñar que muchas de las medallas de plata que llevan colgadas al cuello los hermanos cumplen hoy 35 años. Concretamente los que tengan el privilegio de llevar las primeras que se hicieron, en el año 64.
Ayer, en la salida del año de la cridis dice que había menos carretas que otros años. «un treinta mpor ciento menos» se atrevía a calcular un romero. Mas la ilusión era la misma en un día que es festivo para la localidad. Un sólo punto negro, el incendido de una carriola cuando un joven manipulaba un bidón de gasolina. Resultó herido leve y fue atendido en el Hospital de San Juan de Dios.
Nada cambia el guión esperado y entrañable de Gines con la emoción contenida cuando el hermano mayor bajaba los once escalones de la Iglesia Nuestra Señora de Belén sujetando el estandarte y subiéndolo lo más arriba posible, con la compañía de la ahijada Hermandad de las Palmas de Gran Canaria -con el exotismo de su carreta. Por eso Gines va a presentar próximamente toda la documentación para que este momento que se vive en la Plaza de España y sus alrededores sea declarado Fiesta de Interés Turístico de Andalucía. Para ello aprovechó ayer el alcalde, Manuel Camino, la visita de Carmen Tovar, delegada del Gobierno, para trasladarle su intención, una vez conocida la fiesta desde dentro.
Y de su identidad solidaria, no cabe duda. Este año el camino se dedica a Pablo, un ginense de 16 meses que necesita un corazón. Es el Rocío de «la luz y la esperanza y por ello todas las noches las carriolas llevarán una vela encendida para la concienciación de la importancia de las donaciones». afirma Melo.
En Coria, cruce de Hermandades, tal y como reza en sus carteles de bienvenida, salía la hermandad del Rocío de la localidad con un amplio acompañamiento de peregrinos. En el embarcadero seguía el trasiego de carriolas que cruzaban el río desde la otra orilla, no sin algunas complicaciones. Una carreta pasó verdaderos apuros para no caer al río.
En la comitiva una pequeña carreta tirada por dos burors, la carreta de los niños, semilla de la cantera rociera que hace grandes a las hermandades como lo es Coria, corporación erigida en el siglo XIX que tiene por tanto lugar privilegiado en la nómina de las filiales de la Matriz almonteña y que dejó constancia de su devoción en la despedida de la localidad
Camas y Almensilla
También partieron hacia la aldea almonteña Camas y Almensilla como prólogo de lo que hoy será el éxodo definitivo del Aljarafe hacia la universal devoción andaluza. «Habrá menos dinero, -decía un romero- pero nos mueve la fe. Y eso es lo que importa».

Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com