Miuris desde Castilleja de la Cuesta, España

Un halo de vapor ascendía de las marismas cubriéndo el ambiente, me sentí hechizada y nos integramos al ambiente de misterio. Jose y yo fuimos do peregrinos que en silencio, tomados de la mano, nos postramos a sus pies a bendecirla y dar gracias por nuestro amor. Nunca olvidaré el día que visité El Rocío, quedó para siempre en mi corazón. ¡Amo a la blanca paloma!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Sitio Web Diseñado y Desarrollado por Andrés Ramírez Lería

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com