ADOLFO M. VACCARO desde Capital, Argentina

MORIR Morir no precisa de tiempo. Ni de un acto de justicia inapelable. Carece de crueldad, piedad, merecimiento y es la hojarasca otoñal que cruje el paso. Morir no se nutre de deseo. Ni es atisbo de conciencia irreversible. Adolece de oración, memoria, sentimiento del límite de todo y justificación en nada. Morir confina en el espacio. Ni el silencio abísmase insondable. Desconoce de amor e incólumes lamentos y de la cruz inmolando el sordo agravio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Sitio Web Diseñado y Desarrollado por Andrés Ramírez Lería

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com