Dejen al Rocío

Déjenlo en paz. Si no quieren venir, no vengan; si no quieren creer que el origen es una imagen de la Virgen María, no lo crean; si creen que esta romería es un desfase, créanlo, pero dejen en paz al Rocío con los rocieros. El Rocío no ha llamado a nadie, no ha pedido ni cámaras de fotos ni de televisión, ni ha llamado a famosos o aproximados, ni los necesita. Pero esto de hurgar en el Rocío, sobre todo en lo malo, tampoco.
Y la televisión de siempre -de Canal Sur no hablo, porque es lo que hay y, al parecer, sin posible enmienda, esté Chaves o esté Griñán-, la que disfruta entre vísceras, honras, cuernos y chismes, y, muy en son con su estilo, ha metido las cámaras ocultas en las sombras del Rocío para decirnos que allí se vende y se consume droga y es un buen territorio para el sexo sin medida. Para cumplir, para que no digamos que iban a lo que iban, pusieron unas imágenes de una misa en el camino y de algunas escenas de romeros emocionados por la Virgen. Pero iban a lo que iban: a señalarle al Rocío sus pecados. ¿Los hay? ¡Claro que los hay! En el Rocío hay todo lo que podamos imaginar, porque hay cientos de miles de personas que viven cientos de situaciones, y en el Rocío caben muy bien las debilidades, junto a las devociones, y si queremos encontrar lo que consideramos malo, lo encontraremos, pero por ese camino hallaremos lo malo en cualquier reunión.

El Rocío es grande, amplio, abierto, y en él es verdad cuanto dicen, en mayor o menor medida. Ni es cierto que el Rocío es «sólo» la Virgen ni es cierto que el Rocío es «sólo» el cachondeo. Todo cabe allí, a nadie echan, crea en lo que crea. Déjenlo en paz, pues. Ni me gusta esa cursilería innecesaria de algunos que dicen que en el Rocío se canta mucho porque rezamos cantando, ni admito que se diga que al Rocío todo el mundo va a lo que va. Me gustaría saber qué veríamos si metiéramos una cámara oculta en algunos camerinos y en la vida de algunos de estos dados a señalar lo malo. Dejen en paz al Rocío. Ni vengan, ni escriban, ni filmen, ni hablen bien de él, que a nadie llaman. Pero no quieran convertir esta romería en el desahogo de sus críticas, que con nadie se mete el Rocío. Verdad o mentira, desfase o tapadera, siglos lleva ahí con el nombre de una Virgen por bandera. La misma libertad hay para no creer en nada como para creer en todo. De modo que a ver si de una vez dejan en paz al Rocío.

 
ANTONIO GARCÍA BARBEITO
 
 
Enhorabuena por sus palabras
rocio.com



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com