De la Estirpe de la Virgen, por Santiago Padilla Díaz de la Serna

Homenaje a Ana Díaz Vega, nieta de la Camarista de la Stma. Virgen, en su primer Rocío.

Me puede la fuerza emocional de este momento. Todo lo que significa de ilusión, de promesa, de presentimientos, de deseos y esperanzas. El acontecimiento que ha supuesto para todo un pueblo y para una devoción mariana de tal magnitud, tú llegada a este mundo. La primera nieta de la actual camarista de la Santísima Virgen del Rocío. Lo que representa, sobre todo, de responsabilidad futura para ti y para tus padres, cuando apenas has cumplido siete meses y te estás abriendo a la vida como una delicada flor. De esas que tu familia lleva poniéndole a la Virgen junto a sus ráfagas, más de cien años. Y cuando vas a vivir tu segundo Pentecostés, aunque el primero lo hicieras en el seno materno, como lo hizo nuestra pequeña Rocío.

Me motiva en esta hora tu curiosidad y tu mirada penetrante insaciable de bebé que lo escanea todo, y que nos habla con elocuencia en esta hora prematura de obligados silencios, sólo interrumpida por sonidos guturales, y a veces llantos, tan propios de tu edad. Esa curiosidad por todo lo nuevo que se abre a tus ojos grandes y negros, que ojalá persista en ti hasta el final de tus días. Y esa boquita pintada de muñeca, que es ahora el más acusado y usado de todos tus terminales del sentido del tacto, y que tantas veces proclamará, Dios mediante, en alto, el nombre bendito de la Virgen. Todos los signos que caracterizan este momento vital…. Y tus diminutas manos, llamadas a tocar con unción y a cuidar la efigie venerada de la Santísima Virgen, como ya estás aprendiendo, en hora tan temprana, de tu madre, de tus tíos y abuela.

Me conmueve tu inocencia, tu fragilidad; esa que también se descompone a ratos con tus arranques de carácter, que deberán cuajar ordenadamente en tu personalidad para que adquieras las cualidades necesarias de una nueva lideresa, capaz de seducir y de gobernar un hecho tan singular y difícilmente gobernable. Y me inmuta tu incapacidad para moverte en estos momentos, cuando tu tronco y extremidades empiezan a tomar fuerza y capacidad para ordenar tus primeros movimientos autónomos. Esa fuerza motriz que, cuando tome definitivamente cuerpo, te llevará a hacer tantos caminos a su vera, al pié mismo de la Reina de las Marismas.

Me seduce tu calma, tu aparente discreción primeriza y tu capacidad para relacionarte con todos. Apunte de buenas maneras para templar y ejercer la diplomacia, las relaciones públicas y para afrontar tantos momentos inesperados que irán surgiendo en tu vida, y de los que tus mayores tantas vivencias podrán contarte. Y cualidades también, para atender esa reciente y difícil responsabilidad asociada a tu encomienda, en el trato con los medios de comunicación social, que tendrán en ti una nueva referencia para contar el Rocío por llegar y su tradición multisecular.

Tu nombre está llamado a engarzarse en la historia de la devoción rociera, siguiendo la estela honorable de tu linaje, en una suerte de privilegio que la tradición ha encomendado a tu familia, pero que tendrás que ganarte con tus cualidades personales día a día, en un mundo más abierto y complejo e informado, que cuestiona tantas cosas. En el que hasta los Reyes se afanan a diario por conquistar su legitimidad constitucional.

Llevas nombre de la estirpe de la Virgen que han honrado, así mismo, tu tía, tu bisabuela y la madre de tu tatarabuela materna, la famosa Anita Valladolid, “domadora de leones”. Nacida por y para servir, eres en estos momentos la ternura que contrasta con la dureza del compromiso predestinado para ti, y que pedimos a la Virgen te realice, ante todo, como persona, y como almonteña cabal a su servicio. Eres, en fin, referencia involuntaria para una nueva generación rociera, Ana Díaz Vega, que se mirará en ti; la fuerza que empuja desde abajo, y que nos recuerda el valor trascendental que ha tenido y sigue teniendo para la devoción rociera, la transmisión generacional de la fe.

Santiago Padilla Díaz de la Serna

Publicado en ABC de Sevilla el 24 de mayo de 2015



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Sitio Web Diseñado y Desarrollado por Andrés Ramírez Lería

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com