Apretarse almonteños, nobles leones,…

Marea, una marea,… de hombres de Almonte bajo el paso de su Reina. 
Leones del Amor que nunca fallan, que siempre están, nobles leones que nunca desfallecen, que nunca se esconden, que siempre, siempre van con Ella, bajo su paso o en los varales, haciendo hueco, en resumen, trabajando por Ella, velando siempre por Ella. Con el corazón en un suspiro, portan en sus hombros doloridos a su Patrona. Paso a paso van mimando a su Niño en un caminar lento y acompasado, el caminar de una Madre, que nunca deja y que nunca se cansa de mirarlos.   
Ellos entregan sus cuerpos, y nunca temieron, ni temen, ni temerán al dolor ni al cansancio, su Amor no tiene fin ni medida, su único sueño Ella y siempre Ella, de Pastora o de Reina, en el pueblo o en la aldea, durante el invierno o al llegar la primavera, siempre derramando sudores y lágrimas por y para Ella. Siempre están ahí a sus pies, arrodillados esperando para que nada le falte, ni nada rompa su bendito sueño.   
Ellos nacieron por Gracia de Dios, y fueron bendecidos por el Espíritu Santo y desde siempre, desde que una mañana la Blanca Paloma descendió de los Cielos esperan con inquietud la llamada de su Madre para entregar hasta la vida si fuese necesario.

Apretarse almonteños, nobles leones, 
que se acerca la lucha de corazones. 
El plato fuerte y el broche de oro de la Romería 
es la procesión de la Reina de las Marismas. 
Aquí no hay palabras, solo sentimientos porque… 
Cuando por la Marisma la Virgen sale 
hasta el sol se detiene para rezarle. 
¿Quien no le reza 
a esa Blanca Paloma 
Flor de Pureza? 

Sólo ellos asumen esa entrega con una sonrisa en los labios, sólo ellos entienden la responsabilidad que recae en sus hombros y en sus brazos. Ellos lo asumen con respeto y porque no, con orgullo, porque es un orgullo ser custodio de cada una de sus pisadas y de cada una de sus miradas. En tan alta tarea son ellos y sólo ellos los que deben y pueden estar bajo sus benditas andas, por derecho y porque así lo mandan las leyes. Tienen una capacidad de sufrimiento sin límite, su generosidad para con todos es excepcional pues han regalado al Mundo su tesoro más preciado. Ahora sólo queda que el Mundo, ese que a veces es tan ingrato, sepa darles a ellos una bocanada de aire fresco, cuando el aire se vuelva irrespirable en los costeros. Que le tienda una mano cuando tengan que salir de sus andas para tomar fuerzas y su mirada no encuentre la salida por el cansancio. Que puedan escuchar una palabra que les reconforte cuando sus cuerpos estén sufriendo dolor. En definitiva que sepamos reconocer el trabajo que realizan. Porque lo hacen por Ella,…porque todo, en definitiva es para Ella. Y como dice la poesía,… “Apretarse almonteños, nobles leones, que se acerca la lucha de corazones”.   

Marea,… Bendita Marea,… de almonteños junto a la Reja,… 
VIVA LA VIRGEN DEL ROCÍO!!!! 



Foro del Rocío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com