Cosas de Ella

Estan sonando cohetes,
ya llegó la madrugada;
la claridad se colaba
por la ventana entornada
y yo escondí la cabeza
debajo de la almohada.

En la Misa de Romeros,
confieso que no he rezao,
no levanté la cabeza
y ni miré al Simpecao.
No quería que la gente
notara que habia llorao.

La Hermandad se fue alejando
buscando mares de pinos
y al volverme tristemente
entré en un bar en mi camino.
Me bebí un vaso de mosto
y qué amargo estaba el vino.

Yo quise dormirme pronto
pa que mi pena acabara
y dando vueltas sin sueño
pensaba en la luna clara
y el llanto, como un rocío,
me iba mojando la cara.

¡Qué pena Madre, qué pena!
este año no puedo ir
andando por las arenas
este año me quedo aquí
sin ver tu cara morena.”

Enviada por: Goro Medina


Autor
Jose Mª Glez de Quevedo
Album
Cosas de Ella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com
Rocio.com logo blanco