A UNA MUJER ROCIERA

I
No era dama de abolengo
ni señora de blasón,
ni tenía más caudales
que su noble corazón.

Igual que en el Evangelio
iba por donde pasaba
repartiendo su alegría
con la gente que encontraba.

II
Como planta que la arrancan
de su ambiente natural
tuvo que irse a Marsella
con sus hijo`a trabajar.

Y en aquella tierra extraña
le pasó como a las flores,
que pierden si la trasplantan
el aroma y los colores.

III
Dijo cuando se moría:
-no me vayan a llorar,
que la Virgen del Rocío
con Ella me va a llevar.

Que no me lo va a negar,
que se lo tengo “pedío”,
que con Ella quiero estar
para siempre en el Rocío-.

IV
Barrio de Santa María,
calle Capitán Cortés,
qué dolor más grande el día
que murió la tita Inés.

Por no molestar a nadie
ni siquiera se quejaba,
y por fin volvió a la tierra
del pueblo que tanto amaba.

Es una aportación de EL POETA PATATERO.


Autor
M. Vega / Pallarés / Campuzano
Intérprete
Flamencos de la Puebla
Album
Sevillanas
Año
1973

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Rocio.com